Para montar una restaurante, bar o cafetería, no basta con abrir la persiana y empezar a trabajar. Para destacar entre la competencia, consiguiendo que los usuarios entren en tu establecimiento y no en el de tus competidores, debes realizar un plan de negocio previamente donde le des forma a tu proyecto.

En la segunda edición de nuestra serie de artículos donde desarrollamos planes de negocio, el anterior trataba sobre un plan de negocio para montar una tienda de ropa, vamos a ver cómo realizar un plan de negocio para montar un bar, restaurante o cafetería. Repasando los aspectos básicos a tener en cuenta antes de emprender el negocio.

Analizando las claves que debes definir para asegurar el correcto planteamiento de tu idea de negocio. Aumentando así tus posibilidades de éxito.

Además, el plan de empresa de tu bar o restaurante será el documento clave que te abrirá las puertas para conseguir financiación en entidades bancarias, inversores o ayudas a emprendedores.

Sin más dilación, comenzamos.

1 Resumen ejecutivo

El resumen ejecutivo del plan será lo último que redactes. Ya que contendrá, como su nombre indica, un resumen del documento destacando los puntos clave que se encontrarán en él.

Su objetivo es conseguir llamar la atención del lector (posible inversor) y que se sienta interesado en leer todo el plan para descubrir las oportunidades que se describen en este resumen.

Por ello, cuando lo redactes debes pensar en que será lo primera que lea la entidad bancaria antes de concederte un crédito o la persona que va a invertir en tu negocio.

Destaca los puntos fuertes de tu modelo de negocio y transforma las adversidades en oportunidades describiendo cómo trabajarás para superarlas.

2 Presentación del proyecto

En la presentación del proyecto tendrás que describir tu idea de negocio. Explicando el proceso que te llevó a querer montar tu restaurante y aspectos clave que harán que triunfes en tu intento.

Primero, comienza explicando el origen de tu idea. Puedes describir las motivaciones que te llevaron hasta querer emprender con este negocio. Siendo las más comunes la pasión por la hostelería o su atractivo desde un punto de vista económico.

Seguidamente puedes pasar a describir las bases que asientan tu propuesta. Describiendo brevemente (más adelante la desarrollaremos en profundidad) la propuesta de valor que ofrecerás en tu restaurante y el equipo que la sacará adelante. Destacando su trayectoria y competencias en las áreas importantes para su éxito (cocina, gestión, marketing, etc.).

3 Investigación de mercado

No puede haber un buen plan de negocio sin una correcta investigación de mercados.

En este punto se analizarán los puntos clave que marcarán el éxito del proyecto. Y en el caso de un restaurante, bar o cafetería serán:

Ubicación del local e instalaciones

La ubicación del local donde se ubique el establecimiento será clave para el éxito del proyecto. Es cierto que no es algo determinante en todos los casos – todos conocemos el típico restaurante alejado de todo donde es imposible reservar – pero en la mayoría será el factor decisivo.

Del mismo modo, las instalaciones del bar o restaurante determinarán el servicio que prestes y la experiencia que disfruten tus clientes. Por lo que este punto lo debes tener en cuenta antes de elegir el local para saber si se adaptará a tus necesidades.

Además, que la ubicación esté cerca de zonas comerciales donde haya mucho tránsito de gente te asegurará una afluencia regular de clientes.

Dicho esto, a modo de resumen algunos puntos que debes tener presente antes de elegir el local para tu bar o restaurante son:

  • Adecuación de las instalaciones con el tipo de servicio que ofrecerás.
  • Proximidad con zonas comerciales.
  • Accesibilidad para personas con movilidad reducida.
  • Público objetivo próximo al local.
  • Precio que se ajuste a tu plan de inversión.

Público objetivo y competencia

Otro aspecto básico que debes analizar es el público objetivo al que te vas a dirigir y aquellos bares o restaurantes que compiten en tu mercado. Vamos a repasarlos brevemente.

  • Competencia: analizar las características de tus competidores, qué necesidades satisfacen, sus estrategias de captación de clientes, ventajas competitivas, características de su oferta, servicio, etc.
  • Público objetivo: debes conocer y definir al cliente tipo al que te quieres dirigir. De lo contrario, no sabrás sus necesidades y aquello que para ellos es importante. Por ejemplo, puede que le des mucha importancia a la decoración y presentación de los platos y tu público valora más un ambiente desenfadado y la cantidad de comida que sirves.

4 Estrategia de marketing y propuesta de valor

Dentro de la estrategia de marketing no se encontrarán únicamente las estrategias, tácticas y canales de comunicación para dar a conocer tu negocio. Será donde definas tu propuesta de valor.

Propuesta de valor

Una vez identificada la competencia y tu público objetivo ha llegado el momento de definir tu oferta. Aquello por lo que te vas a diferenciar, incluyendo aspectos como:

  • Horario de apertura: dependiendo de la franja horaria que decidas deberás adaptarte a las necesidades que demanda tu público objetivo.
  • Oferta gastronómica: definir qué vas a ofrecer en tu establecimiento en las diferentes franjas horarias en las que permanezca abierto. Adaptándote al tipo de público y sus necesidades.
  • Decoración del local: definir si la decoración del local va a jugar un papel clave en el negocio y servirá como elemento diferenciador.
  • Ambiente: la música y la iluminación también jugarán un papel en la experiencia de los clientes.
  • Personal y trato con el cliente: definir el trato con el cliente y el nivel de servicio determinará la cantidad de personal necesario.

Estrategia de marketing

Ahora será el momento de definir las acciones de marketing que llevaremos a cabo para transmitir tu propuesta de valor a tu público objetivo y atraerlos así hasta tu negocio.

Existen infinidad de estrategias y medios donde puedes promocionar tu negocio. Y en la mayoría de los casos no tendrá ningún sentido estar presente en todos.

Debes invertir allí dónde esté tu público objetivo. Priorizando los canales que se adapten mejor a tu mensaje y refuercen tu estrategia comunicativa. Entre los más destacados están:

  • Medios tradicionales: prensa, radio, televisión, vallas publicitarias, etc.
  • Flyers y buzoneo.
  • Promoción en el punto de venta: debes considerar tu establecimiento como otro canal de comunicación y promoción. Dependiendo de los mensajes que transmitas conseguirás que tus clientes sientan la necesidad de volver. Incluir los menús del día todo el mes, colocar carteles con nuevos lanzamientos o pizarras anunciando próximos eventos son algunos de ellos.
  • Marketing online: hoy en día es un medio imprescindible para cualquier negocio, pero más si cabe en uno tan visual como la restauración. Por ello, disponer de una página web, tener presencia en redes sociales e invertir en campañas de publicidad online para promocionar estos medios se ha convertido en imprescindible.

5 Procesos de negocio y recursos humanos

Llegados a este quinto punto ya hemos definido muchos aspectos claves en el plan de negocio de nuestro restaurante, como son la ubicación, instalaciones, competidores, público objetivo, propuesta de valor, oferta y estrategia de marketing.

Ahora ha llegado el momento de definir los procesos que se desarrollarán en el restaurante o bar para sacar adelante el negocio. Así como los recursos humanos necesarios para llevarlos a cabo. Vamos a verlo.

Estrategia de marketing

En la hostelería el personal es imprescindible para prestar el servicio. Dependiendo la satisfacción del cliente y la imagen del negocio su correcta selección.

Por ello, en el plan de negocio de tu restaurante deberás detallar las necesidades de contratación, los perfiles profesionales necesarios y los horarios de estos.

Entre los que se pueden encontrar los siguientes perfiles sus consiguientes tareas asignadas:

  • Camarero/a: será el encargado de atender a los clientes en la sala, servir las mesas, y atender las reservas. Además, asegurará el correcto surtido de los productos necesarios para el servicio y mantendrá la sala dispuesta para prestar el servicio.
  • Cocinero/a: sus tareas se centran en organizar, planificar y elaborar la oferta gastronómica del restaurante. Debiendo asegurarse de que dispone de los productos y utensilios necesarios para realizar su trabajo.
  • Encargado/a: en cuanto al encargado del restaurante, será el que supervise el correcto funcionamiento del negocio y lleve a cabo la gestión del mismo. Desarrollando tareas directivas, de contratación de personal, inversión y promoción del negocio. Este rol suele recaer en el propio emprendedor.

Normativas

Para que un restaurante o bar pueda realizar su actividad debe cumplir con una serie de normativas impuestas por diferentes administraciones públicas (ayuntamientos, sanidad, seguridad social, etc.). Debiendo tener en regla y con su correspondiente licencia los siguientes puntos:

  • Licencia de actividad.
  • Instalación eléctrica.
  • Medidas de seguridad.
  • Salida de humos.
  • Climatización.
  • Higiene y salubridad del establecimiento.
  • Accesibilidad.
  • Prevención de riesgos laborales.
  • SGAE.

6 Plan económico

En el plan económico incluiremos toda la información relacionada con la inversión necesaria para poner en marcha el negocio. Entre los que se encuentran los fondos, tanto propios como ajenos (financiación) que se requerirán, así como la previsión de ingresos y gastos con la que calcularemos la estimación del resultado del negocio.

Vamos a ver cada punto con más detalle.

#1 Inversión

Para presentar la inversión necesaria deberás detallar los activos divididos según su tipología contable. Entre los conceptos más comunes que necesitan los establecimientos de hostelería en términos de inversión se encuentran los siguientes:

Inmovilizado material:

  • Reformas: debes incluir la inversión necesaria para adaptar el local a las necesidades de tu bar o restaurante.
  • Maquinaria: dentro de este concepto entrarán los aparatos o dispositivos imprescindibles para desarrollar la actividad del restaurante. Como son cámaras frigoríficas, congeladores, cafetera, equipamiento de cocina, etc.
  • Mobiliario: sillas, mesas, lámparas, etc.
  • Utillaje y herramientas: cubertería, utensilios de cocina, herramientas, etc.
  • Otras instalaciones: sistemas de climatización, instalación eléctrica, rótulo y cartelería.

Inmovilizado inmaterial:

  • Aplicaciones informáticas.
  • Propiedad industrial.
  • Depósitos y fianzas.

Circulante:

  • Existencias: materia prima necesaria para comenzar la actividad (bodega, licores, refrescos, productos frescos, etc.)
  • Caja: dinero en la cuenta corriente necesario para hacer frente a los pagos a corto plazo.

#2 Financiación

Una vez hayamos determinado la necesidad de inversión en el plan de negocio de nuestro restaurante o bar tendremos que analizar qué parte de esta inversión la cubriremos con fondos propios y cuál a través de préstamos bancarios.

Habrá que estudiar las opciones de financiación disponibles para establecer la cuantía del crédito y su plazo de devolución. De este modo, se podrá prever la cuota mensual que habrá que satisfacer para estar al corriente con el banco.

#3 Previsión de gastos e ingresos

En este punto deberemos analizar la capacidad productiva del negocio y los gastos que conlleva la generación de ingresos.

Previsión de Ingresos: para su cálculo será necesario contemplar que dependiendo del horario de apertura se servirán diferentes productos y cada uno de ellos tendrá diferentes márgenes. Por ello, se deberá establecer de manera separada una previsión de ingresos en las franjas diferenciadas del negocio. Entre las más comunes suelen estar las siguientes:

  • Servicio de mañana: calculas la capacidad para servir desayunos y almuerzos, y el ticket medio en esa franja horaria.
  • Servicio de comida/cena menú entre semana: donde normalmente se dispone de un menú del día más económico. Calcula cuántos menús se podrán servir en las dos franjas horarias y el ingreso medio por comensal.
  • Servicio de comida/cena menú fin de semana: si se dispone de menú especial de fin de semana se hará una previsión de la capacidad del restaurante, el porcentaje medio de ocupación del mismo y el ticket medio.
  • Servicio de comida/cena carta: calcular la cantidad de clientes que elegirán comer a la carta. Realizando una previsión de la demanda de estos productos y el ticket medio que se generará.

Previsión de gastos: en cuanto a los gastos, deberás contemplar tanto los fijos como los variables. Entre ellos están:

  • Costes fijos: aquellos independientes del nivel de actividad del establecimiento. Entre los que se encuentran:
    • Sueldos y salarios.
    • Alquiler.
    • Suministros.
    • Seguros.
    • Servicios profesionales.
    • Publicidad y marketing.
    • Etc.
  • Costes variables: los que se incrementan o reducen dependiendo del nivel de actividad:
    • Materia prima.
    • Comisiones por pago con tarjeta.
    • Deterioro de producto.
    • Personal de refuerzo.

#4 Previsión de Resultado

Por último, teniendo en cuenta la inversión necesaria, las cuotas para devolver el crédito necesario y la previsión de gastos e ingresos realizada en el punto anterior se realizará una previsión del resultado.

7 Plan de contingencia

Este es un punto que la mayoría no contempla en el desarrollo de su plan de negocio y que sin lugar a duda es una de las partes que más ayudan cuando se acercan los nubarrones: el plan de contingencia.

En él debes contemplar los mayores riesgos y amenazas a los que te puedes enfrentar. Aquellas situaciones que pueden poner en peligro la viabilidad de tu negocio. Y ante cada una de estas adversidades debes determinar las acciones que serán necesarias para superarlas.

De este modo sabrás reaccionar en los momentos difíciles sin dejar que la situación llegue a un punto crítico en el que corra riesgo tu empresa.

8 DAFO

Llegados a este punto ya has analizado todos los factores determinantes para montar tu restaurante, bar o cafetería. Pero nos queda tener una visión de conjunto que nos permitan analizar estratégicamente el plan de negocio. Esta herramienta es el DAFO.

Con el DAFO analizamos las Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades del plan de negocio. De este modo, podremos trabajar para potenciar las fortalezas y oportunidades que existen en el mercado, así como trabajar para minimizar las debilidades y amenazas que pondrán en peligro la supervivencia de tu negocio.

9 Calendario de ejecución

Ahora solo queda diseñar el plan de ejecución del proyecto. Estableciendo en un calendario las diferentes fases de desarrollo y cuándo se procederá a la apertura del establecimiento.

El establecimiento de un calendario te ayudará poner en marcha de forma coordinada todos los elementos necesarios para hacer avanzar el proyecto.

Un consejo en este punto es que firmes una fecha de entrega con la empresa que se encargue de la reforma del local, el proveedor del mobiliario y la maquinaria. Estableciendo una penalización en caso de demora.