Una Sociedad Limitada Laboral es una sociedad de responsabilidad limitada cuyo capital social pertenece en su mayoría a los socios trabajadores que desempeñen un trabajo retribuido de una forma personal y directa. Debiendo poseer al menos un 51% de la sociedad y con una relación laboral por tiempo indefinido.

Dicho esto, esta forma societaria presenta particularidades y diferencias con respecto a una Sociedad Limitada, las cuales veremos más adelante. Sin embargo, a efectos jurídicos es similar a una SL.

Características de las sociedades limitadas laborales

La principal característica de una Sociedad Limitada Laboral es que la mayoría del capital social será propiedad de los propios trabajadores. Sin embargo, teniendo en cuenta que este tipo de sociedades presenta ventajas fiscales (las repasaremos en el siguiente punto) hay que cumplir una serie de requisitos para constituirse como SLL, como son:

  1. La mayoría de las acciones de la sociedad deben pertenecer a los trabajadores que desempeñen servicios retribuidos de forma personal y directa, y con una relación laboral por tiempo indefinido.
  2. Ninguno de los socios podrá poseer más de una tercera parte de las acciones de la sociedad, excepto alguna excepción que veremos más adelante.
  3. El conjunto de horas al año trabajadas por trabajadores no socios contratados por tiempo indefinido no podrá superar el 49% del total de horas trabajadas por los socios trabajadores.

Para registrar una sociedad laboral se deberá acudir al Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales o a las comunidades autónomas que ejerzan las funciones competentes. Siendo estos los organismos que certificarán a la empresa como Sociedad Limitada Laboral.

Como decíamos al comienzo, una SLL se asemeja en términos jurídicos a una SL. Limitando la responsabilidad de los socios al capital aportado. Poniendo a salvo el patrimonio de los socios al no tener que responder por las deudas contraídas por la sociedad.

Ventajas de las sociedades limitadas laborales

Entre las ventajas de las sociedades limitadas laborales se encuentran:

En primer lugar, serán los propios trabajadores los que posean la mayoría del accionariado de la sociedad. Por lo serán estos los que ejerzan el control de la misma y debido a su naturaleza, este tipo de sociedades se orientan hacia una economía social, creando un clima que fomente la promoción de los trabajadores en la empresa.

Presenta ventajas para obtención de ayudas y subvenciones. Entre las que se encuentra la capitalización del desempleo para la constitución de este tipo de sociedades.

Además, se contempla la libertad de amortización de las inversiones en inmovilizado material e inmaterial durante los 5 primeros años desde su constitución. Lo que presenta una gran ventaja respecto a las SL.

Por otro lado, existe la posibilidad de beneficiarse de la prestación por desempleo en caso de cese de actividad para los socios trabajadores y los miembros del órgano de administración. Siempre y cuando hayan estado afiliados al régimen general de la Seguridad Social.

Además, goza de bonificaciones en otros impuestos como son:

  • Impuesto de Actividades Económicas (IAE): 95%.
  • Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados: 100% en acto de constitución, ampliación de capital, etc.

Inconvenientes de una sociedad limitada laboral

Como inconveniente tendrá derivado todo lo relacionado con la gestión de una sociedad y las limitaciones que impone la ley para disfrutar de las ventajas que ofrece.

Entre los problemas o inconvenientes que te puedes encontrar con una Sociedad Limitada Laboral están:

  • Capital mínimo de constitución: no difiere de una Sociedad Limitada en este punto. Debiendo depositar 3.000 € para su constitución.
  • Existe un mínimo de 3 socios para constituirse: es cierto que se podrá iniciar la sociedad con dos socios, pero pasados 36 meses ninguno de los socios podrá ostentar más de una tercera parte del capital social.
  • Complejidad en los órganos de administración: dándose especialmente en los casos en los que existan socios trabajadores y socios capitalistas. Ya que habrá que llegar a acuerdos entre todos los socios y se pueden ralentizar la toma de decisiones.
  • Tributar mediante el Impuesto de Sociedades: esto puede ser una desventaja si se presentan bajos niveles de beneficios. Siendo que en estos casos es más ventajoso el tipo variable del IRPF que se paga siendo autónomo. Te recomiendo este artículo sobre cuándo cambiar de autónomo a sociedad limitada para profundizar más sobre este respecto.

·        Los socios trabajadores no pueden transmitir libremente sus participaciones.

Obligaciones laborales en una Sociedad Laboral

Uno de los aspectos que más confusión crea es en la relación laboral de los socios por el trabajo realizado en la sociedad.

Los socios trabajadores que se ajuste con los establecido en el art. 1.2.b) de la Ley de Sociedades Laborales y Participadas (que incida básicamente que no podrá poseer ninguno más de un tercio del capital salvo excepciones) se integrarán como asimilados a trabajadores por cuenta ajena. Salvo por la exclusión de la protección por desempleo y FOGASA (Fondo de Garantía Salarial).

Quedando fuera de esta consideración si se acumula un 50% del capital de la sociedad entre los cónyuges o familiares de hasta 2º grado, donde se deberán establecer como trabajadores por cuenta propia o autónomos. Exceptuando los casos en los que se acredite que el ejercicio del control efectivo requiere el concurso de personas “ajenas a las relaciones familiares”.

Del mismo modo, cuando los socios administradores ejerzan como administradores realizando funciones de administración y gerencia de la sociedad, siendo retribuidos por ello, se integrarán como asimilados a trabajadores por cuenta ajena. Quedando excluidos de la protección por desempleo y FOGASA, salvo en los casos en los que el número de socios sea inferior a 25.

Conclusiones

Las sociedades limitadas laborales son una forma societaria que presenta múltiples ventajas. Sin embargo, deberás estudiar si cumples los requerimientos exigidos para constituirse como SLL y si es la opción más adecuada teniendo en cuenta las características de tu negocio.

Por lo tanto, es recomendable acudir a una asesoría de empresas para que estudie tu caso y determine cuál es la opción que mejor se adapta a tus necesidades.