Seguimos con nuestra serie de artículos donde analizamos cómo elaborar un plan de negocio. Y en el artículo de hoy nos centraremos en cómo hacer un plan de negocio para montar una peluquería.

Antes de entrar al contenido principal del artículo, vamos a dar respuesta a una cuestión que seguro que se te ha pasado por la cabeza desde que pensaste por primera vez en emprender tu propia peluquería.

¿Por qué montar una peluquería?

Los negocios relacionados con el cuidado personal están en auge, y prueba de ello es la proliferación en las ciudades de franquicias tanto para hombres como para mujeres.

Es un servicio muy demandado y con muchas vías de diferenciación, por lo que elaborando un buen plan de negocio las posibilidades de instaurarse con éxito en el mercado son altas.

Según los datos del INE existe una peluquería por cada 900 habitantes. Lo que nos indica que se consigue la rentabilidad con un pequeño número de clientes fieles gracias a ser un servicio de consumo habitual.

Además, no presenta barreras de entrada al no ser necesaria una gran inversión o alta cualificación para arrancar el negocio. Aunque, como veremos más adelante, existen posibilidades de diversificación de ingresos de una peluquería que sí que requerirán de una inversión y cualificación más alta.

Plan de negocio para una peluquería

En los siguientes puntos analizaremos las diferentes secciones que debe tener el plan de negocio de tu peluquería. Ofreciendo consejos útiles para ayudarte a comprender las necesidades de tu proyecto.

Investigación de mercado

En un primer lugar deberás realizar una investigación de tu mercado. Analizando tu entorno para detectar las oportunidades y amenazas que presenta.

No te alarmes si encuentras muchas amenazas a tu proyecto. Todos los emprendedores las han tenido que afrontar. Y lo que diferencia a los éxitos de los fracasos es cómo evitan las amenazas o consiguen convertirlas en oportunidades.

Por ejemplo, la ubicación del local donde establezcas tu peluquería será clave. Ya que uno de los factores de decisión más fuertes en los consumidores de este sector es la proximidad.

Puedes considerar una amenaza colocar un local cercano a una peluquería con mucha trayectoria. Pero puede que esta esté enfocada únicamente a un tipo de público – usuarios con un gusto clásico – existiendo en la zona una carencia de un servicio enfocado a un público más moderno.

Esto nos lleva al siguiente punto: detectar tu público objetivo. Debes identificar el tipo de público de la zona donde ubiques tu negocio y adaptar el servicio en consecuencia (o vice versa). Acudir a los datos censales de tu ciudad te ayudará a comprender el perfil demográfico que existe en cada barrio de tu ciudad.

Por último, una vez identificado tu público objetivo y el entorno dónde has detectado que existen más oportunidades en el mercado, investiga a tu competencia. Analizando el nivel de servicio que presta, características diferenciales de su negocio, precios, etc.

Análisis interno

En el análisis interno deberás detectar aquellas características que te pueden hacer diferenciarte de la competencia. En un servicio tan personal como una peluquería tendrá relación con tu experiencia como peluquero, tu capacidad organizativa para gestionar el negocio, cartera de clientes, calidad del servicio, atención al cliente o modelo de negocio innovador que rompa con los estándares del mercado.

Servicio

El servicio que proporciones a tus clientes será la clave de tu negocio. Y debes cuidar de que se ajuste al máximo a sus gustos y necesidades.

No tienes que prestar el servicio que tienes pensado de antemano. Debes identificar qué se está ofreciendo en el mercado, el público objetivo al que te diriges y ofrecerle un servicio en su rango de calidad-precio que se diferencie de tus competidores.

Es necesario que encuentres los factores diferenciales en el mercado y trazar una estrategia de posicionamiento de marca. Para que el cliente tenga claro con qué valor diferencial le ofrecerás y que no podrá encontrar en otros competidores cercanos.

En este punto tendrás que definir la variedad servicios que prestarás, la calidad de los productos que utilices y la atención que brindes a tus clientes.

Dependiendo del precio que establezcas deberás ajustar el tiempo dedicado a cada cliente. Sin embargo, debes cuidar el trato ofrecido porque en un servicio de tanta cercanía como una peluquería juega un papel fundamental.

Además, debes intentar diversificar tus fuentes de ingresos. Puedes ofrecer multitud de servicio complementarios al corte de pelo en sí mismo, además de vender productos de belleza a tus clientes. Algunos de ellos son:

  • Maquillaje.
  • Depilación.
  • Manicura.
  • Tratamientos corporales.
  • Rayos UVA.

Operaciones y gestión

El siguiente paso será definir las operaciones imprescindibles que intervendrán en el desarrollo de la actividad. Así como las tareas de gestión necesarias en el día a día.

Entre ellas se encontrarán el trato con los proveedores, fijar la agenda de citas para cubrir las horas de trabajo de los empleados, formación sobre nuevas técnicas o tratamientos, control de gastos e ingresos y un largo etc.

Plan de marketing

El el plan de negocio de tu peluquería no pueden faltar las acciones que llevarás a cabo para darla a conocer en el mercado. Debes dedicar una parte de tu presupuesto en marketing para conseguir nuevos clientes.

Tener una página web, estar presente en las redes sociales, realizar concursos, invertir en campañas de publicidad online, posicionamiento web o publicidad tradicional son algunas de las acciones que puedes llevar a cabo.

Pero no cometas el error de dejar de invertir cuando comiences a tener la agenda llena. Sigue invirtiendo ya que eso dará mayor valor a tu marca, mantendrás el volumen de trabajo y podrás aumentar precios cuando la demanda supere a tu oferta.

Plan financiero

En el plan financiero habrá que realizar una previsión de los gastos y los ingresos del negocio. De este modo podrás determinar cuales son tus necesidades de financiación, tanto con fondos propios como con ajenos.

Para finalmente realizar una estimación para calcular cuándo comenzará a ser rentable el negocio. Vamos a analizar cada una de las partes con un ejemplo de los conceptos que se pueden encontrar en cada una de ellas.

Inversión inicial 

La inversión inicial que puedes necesitar para montar una peluquería de pequeño tamaño puede tener los siguientes conceptos:

Gastos de constitución y licencias: 3.000 €
Alquiler del local (primer mes + dos meses de fianza): 7.000 €
Mobiliario y utillaje (decoración, maquinarias y utensilios): 40.000 €
TOTAL: 50.000 €

Previsión de Ingresos

En primer lugar hay que calcular el ticket medio. Debes anotar los diferentes servicios que prestas y el precio de cada uno de ellos.

Después tendrás que calcular el nivel máximo al que puedes producir. Es decir, la capacidad máxima de tu negocio. Sumando el número de horas de cada empleado y el volumen de trabajo por hora.

De este modo, podrás realizar una previsión con respecto al máximo de la producción. Realizando una previsión conservadora al comienzo y asumiendo que durante el primer año tu balance arrojará pérdidas.

Costes fijos

Los costes fijos son aquellos que no varían según el volumen de trabajo. Es decir, que permanecerán inalterados tanto si la tienda permanece cerrada como si está abarrotada de clientes. Entre los principales están:

  • Alquiler del local.
  • Servicio de asesoría.
  • Sueldos del personal.
  • Suministros.
  • Publicidad y marketing.
  • Intereses de deudas.

Costes variables

Serán aquellos que deriven de la prestación del servicio. Por ejemplo, los productos que se utilicen en la prestación del mismo.

Umbral de rentabilidad

Con todo ello podrás calcular el umbral de rentabilidad de tu negocio. Es decir, el número mínimo de unidades que necesitas vender para alcanzar el punto de beneficio cero. Marcando el punto a partir del cual comenzarás a obtener beneficios. La fórmula es la siguiente:

Umbral de rentabilidad = Costes fijos / (Precio de venta unitario – Coste de venta unitario)

Plan de contingencia

El plan de contingencia o continuidad es el documento dónde se recogerán las situaciones en las que el negocio pueda estar en peligro de cierre. Detallando qué acciones habrá que poner en marcha para evitarlo.

Este es uno de las partes más importantes del plan de negocio de tu peluquería. Porque en los negocios, pocas veces salen las cosas como esperamos.

Por ello, hay que tener un plan definido para superar las adversidades y los retos a los que seguro tendrás que enfrentarte como emprendedor.

Resumen ejecutivo

Para el final hemos dejado el resumen ejecutivo, a pesar de que se encontrará en las primeras páginas del documento. Y lo dejo para el final porque será lo último que deberás redactar, ya que es básicamente un resumen de todo el plan de negocio.

El resumen ejecutivo lo debes redactar pensando que será lo primera que lean posibles inversores o el responsable del banco que estudie la financiación de tu proyecto. Así que debes destacar todas las oportunidades que ofrece, las fortalezas de tu propuesta y cómo afrontar las amenazas a las que te enfrentes.

Conclusiones

Ahora ya sabes qué partes debes incluir en el plan de negocio de tu peluquería. Pero no lo tomes como una estructura rígida, sino como una guía con los puntos mínimos que debe contener.

Si eres un mar de dudas y no saber ni por dónde comenzar puedes ponerte en contacto y uno de nuestros asesores de empresas cualificado te ayudará.