Todos hemos escuchado hablar sobre las criptomonedas (bitcoins, Ethereum, litecoin…) y hemos tenido la tentación de realizar una inversión en este activo digital, pero todavía nos quedan muchas dudas sobre su funcionamiento y, sobre todo, su tributación a la hora de realizar la declaración de la renta.

¿Qué es una criptomoneda?

Una criptomoneda es un activo digital que utiliza criptografía fuerte para garantizar su titularidad y asegurar la integridad de las transacciones y controlar la creación de unidades adicionales, es decir, evitar que alguien pueda hacer copias. Estas monedas no existen de forma física: se almacenan en una cartera digital.

¿Cómo funciona?

Estos activos cuentan con diversas características diferenciadoras respecto a los sistemas tradicionales:

  • No están reguladas ni controladas por ninguna institución.
  • No requieren de intermediaros en las transacciones.
  • Se usa una base de datos descentralizada, blockchaino registro contable compartido, para el control de estas transacciones.

Al no tener la consideración de medio de pago, no cuentan con el respaldo de un banco central u otras autoridades y no están cubiertas por mecanismos de protección al cliente.

Una vez que se realiza la transacción con criptomonedas, no es posible cancelar la operación porque el blockchain es un registro que no permite borrar datos. Para “revertir” una transacción es necesario ejecutar la contraria.

Tipos de criptomonedas

La primera criptomoneda, data del año 2009 y es la conocidísima Bitcoin, desde entonces han aparecido otras con diferentes características como LitecoinEthereumBitcoin CashRippleDogecoin

¿Cómo se calcula su valor?

El valor de las criptomonedas varía en función de la oferta, de la demanda y del compromiso de los usuarios. También encontramos la figura de las ballenas, billeteras que movilizan grandes cantidades de criptomonedas, usuarios con al menos 1.000 bitcoins. Las ballenas mueven el mercado en su propio beneficio, lo que hace aún más difícil que se pueda fijar un precio objetivo.

¿Qué es la minería de criptomonedas?

La minería de criptomonedas es el proceso de registrar transacciones de blockchain, a cambio de una recompensa, entregada en el mismo tipo de criptomoneda que se está minando. Por ejemplo, si se mina Bitcoin la recompensa es en BTC.

La minería requiere un software específico para la resolución de problemas matemáticos, y la verificación de la transacción legal que confirma que un bloque es un bloque. Así que, cuando el software resuelve la transacción, el minero recibirá una cierta cantidad de monedas digitales. Cuanto más rápido este hardware pueda procesar estos problemas matemáticos, más probable es que verifique las transacciones y reciba sus recompensas.

¿Cómo tributan las operaciones con criptomonedas?

Los rendimientos generados por este tipo de operaciones deben declararse como ganancia patrimonial, es decir, se deberá tributar por la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta y tendrán un gravamen mínimo del 19% y máximo de 26%.

La problemática a la hora de declarar este tipo de operaciones viene cuando el sujeto pasivo no conoce el valor de la operación y, es que, cuando alguien adquiere un apartamento por 5 bitcoins y el bitcoin tiene un valor unitario de 40 000 euros, es probable que para acumular esos bitcoins haya hecha falta muchas transacciones, por eso, es preciso saber cuáles de las fracciones previamente adquiridas han sido utilizadas para alcanzar los 5 bitcoins y ésta es una tarea muy compleja.

¿Qué ocurre si obtengo pérdidas en la operación con criptomonedas?

Como con cualquier operación que tributa como ganancias y pérdidas patrimoniales, si se obtienen pérdidas en la diferencia entre la compra y la venta, se podrá compensar ese importe en futuras ganancias patrimoniales hasta un máximo de cuatro años, es decir, si en el ejercicio 2021 tengo una pérdida patrimonial de 10 000 euros podré compensar esa pérdida en ganancias patrimoniales que pueda obtener hasta 2025.

Si estás operando con estos activos, recuerda tener todos los datos bien guardados desde el principio, porque si realizas una operación con criptomonedas adquiridas, tendrás que declararlo en tu declaración de la renta.

En Iberanfico, realizamos declaraciones de la renta de todo tipo, por lo que, si no sabes muy bien cómo declarar este tipo de operaciones o cualquier otra ganancia patrimonial, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.