La Sociedad Limitada Nueva Empresa es una clase de sociedad especial dentro de las Sociedades de Responsabilidad Limitada (S.L.). Y su objetivo es permitir mayor flexibilidad a pequeños empresarios que les permita poner en marcha su empresa de forma más rápida, pero manteniendo todas las garantías legales que ofrece una Sociedad Limitada.

Sin embargo, como podrás imaginar, también presenta características específicas que la diferencian de las S.L. y que hacen que esta forma jurídica sea apropiada únicamente en algunos casos.

Comenzamos nuestro artículo sobre la Sociedad Limitada Nueva Empresa (S.L.N.E.) analizando sus características principales, después seguiremos analizando sus ventajas e inconvenientes, para acabar analizando sus repercusiones fiscales y contables.

Característica de la Sociedad Limitada Nueva Empresa

La primera limitación que presenta una S.L.N.E. tiene que ver con la composición societaria. Para constituir esta sociedad tiene que haber un máximo de 5 socios. Debiendo ser todos ellos personas físicas.

Esta es una limitación clara en relación a las S.L., donde no existe límite de socios y estos pueden ser tanto personas físicas como sociedades.

Otro rasgo característico de las Sociedades Limitadas Nueva Empresa es que los administradores deben ser socios, no previendo la existencia de un consejo de administración. En cambio, en una S.L. no existe esta obligación y si se contempla que el órgano de administración sea uno, varios administradores o un consejo de administración.

Las aportaciones de los socios al capital social únicamente podrán ser dinerarias. Cosa que no sucede en las S.L. donde se admiten tanto aportaciones no dinerarias como en especie.

Ventajas de una Sociedad Limitada Nueva Empresa

Debido al límite en el número de socios, no es obligatoria la llevanza del libro de registro de socios. Esto reduce las obligaciones administrativas y el coste que suponen.

El objeto social de una S.L.N.E. no es tan rígido como las S.L. Por ello, se puede establecer uno genérico que permita mayor flexibilidad para desarrollar actividades de distinta índole sin necesidad de realizar modificaciones estatutarias.

En el procedimiento de constitución se encuentra una de las mayores ventajas. Este se puede realizar de forma telemática o presencial, pudiendo utilizar unos estatutos sociales estándar aprobados por la administración de justicia.

Además, al contar con una denominación especial, compuesta por el nombre y apellidos de uno de los socios, no hay que esperar 3 días como en el caso de las Sociedades Limitadas para asegurar que está libre la denominación social.

Todo ello, permite que se pueda constituir la sociedad en un plazo de 24 horas.

Ventajas Fiscales de una Sociedad Limitada Nueva Empresa

Las ventajas fiscales de una Sociedad Limitada Nueva Empresa tienen relación con el pago del impuesto sobre sociedades (IS) al que están obligadas. Las ventajas fiscales que presentan son:

  • Aplazamiento del IS en los dos primeros períodos impositivos desde su constitución.
  • Aplazamiento o fraccionamiento de retenciones o ingresos a cuenta del IRPF devengado en el primer año desde su constitución.
  • No obligación de efectuar pagos fraccionados del IS, a cuenta de las liquidaciones realizadas en 2 primeros períodos impositivos.

Conclusiones

Como pueden comprobar, esta forma jurídica fue diseñada para ofrecer ventajas a los emprendedores que quieren crear su empresa con urgencia. Sin embargo, presenta características que no la hacen recomendable en otros casos. Si tienes dudas sobre qué forma societaria es más indicada en tu caso concreto no dudes en ponerte en contacto y te ofreceremos la mejor solución como asesores fiscales.